octubre 02, 2011

30S, el día que perdió la democracia

octubre 02, 2011



Es difícil saber quién ganó el 30 de septiembre de 2010, pero es fácil saber lo que perdimos. Hagamos la cuenta. Antes que nada, perdimos seres humanos. Nos hemos dedicado a enjuiciar a quienes intentaron matar al Presidente, que sigue con vida. Está bien. Pero no hemos hecho nada por descubrir y condenar a los asesinos de quienes sí terminaron muertos.

Perdimos en seguridad ciudadana: aunque paralizar un servicio público sea delito y esté prohibido en la Constitución, a los policías de Ecuador no les importó abandonar sus puestos para dejarnos en un estado selvático de delincuencia. Si tenían o no razón, eso es secundario. Nada justificaba dejar a un país sin servicio policial.

Perdimos en capacidad de reacción: cuando las calles quedaron a merced de los criminales, más importante fue la politiquería que tomar medidas urgentes para preservar la paz social.

Perdimos en diálogo, institucionalidad y habilidad para lograr consensos: los policías tomaron medidas de hecho en vez de canalizar su descontento en forma civilizada. El Presidente Correa puso su ira por encima del bien común y, siendo el primer servidor del país, arriesgó su vida para confrontar una protesta armada. En ajedrez, el rey nunca va por delante. ¿Se imaginan qué hubiera pasado si mataban a Correa?

Perdimos en libertad de información: los ecuatorianos solo pudimos saber lo que el Gobierno quería que sepamos. Un evento de tal magnitud requería transmitir la información de la manera más amplia y plural posible. En cambio se nos impuso una sola verdad, la oficial, que hoy nadie sabe si fue verdad.

Perdimos en libertad de expresión: desde entonces se ha satanizado y criminalizado cualquier intento de disentir con la versión dictada desde lo alto sobre el 30 de septiembre.

Perdimos en justicia: se persiguió a chivos expiatorios en vez de encontrar a los verdaderos responsables de los homicidios de aquel día y de la gran paralización policial. Si realmente hubo intento de golpe de Estado, entonces el fracaso es mayor, cuando la Fiscalía y la Función Judicial, habiendo tenido todo el apoyo —¿y presión?— del Gobierno, no han logrado descubrir nada.






Mi diagnóstico:

El 30 de septiembre perdimos todos.

Tal vez triunfó el Gobierno, que ha utilizado el 30S para ganar popularidad y conseguir una fecha memorable, cargada de propaganda, que necesita para vender una revolución. Tal vez triunfó la oposición, que ha exacerbado los errores del 30S para revivir su capital político. Podemos especular eso y más, pero una cosa sí es segura: el 30S triunfó cualquier cosa, cualquiera, menos la democracia.



Foto del blog Che Genetic

6 comentarios:

Anónimo dijo...

se lavan las manos diciendo q la democracia triunfo, pero da mas verguenza q ese dia lo celebren

Anónimo dijo...

Si hubieran matado a Correa, tendríamos este momento:

1. Un mártir que murió en la defenza de la democracia. Así no fuera verdad, eso es lo que tendríamos. Todos los paises hubieran enviado su rechazo y se hablaría de una toma de poder apoyada por la policía.

2. Hubiera asumido el poder un general de policía: acuérdense que la policía se tomó el congreso nacional casi de inmediato y no dejó entrar ni a los legisladores.

3. Estaríamos en manos de un "Gobierno de transición", conformado por policías que fueron parte de dicha rebelión. Ese gobierno intentaría con todas su fuerzas quedarse en el poder.

¿A que huele aquí? Permítanme aclararles: a Lucio Gutiérrez. Es tan claro el olor que casi apesta.

4. El proyecto de re estructuración de la justicia en el país hubiera sido tomado por parte del gobierno que se tomó el poder. Eso hubiera salvado a varios grupos de poder económico del páis. No hace falta aclaración alguna.

5. Quienes murieron en el intento de sacar al presidente, hubieran sido tachados de traidores por parte de los "rebeldes" policías. Lamentarían públicamente que se hayan prestado para rspaldar los nobles intereses de los policías sublevados.

6. En Guayaquil, los policías habrían salido a las calles a festejar su triunfo, mientras los últimos saqueos terminaban.

7. En conclusión: al menos tendríamos 4 años de caos económico, político y social por delante. ¿A quién beneficiaría eso? A los grupos políticos y económicos que viven del caos para beneficio propio. Los vimos ese día actuar en televisión y manipular a jóvenes inexpertos que fueron usados como peones de ajedrez.

Héctor Yépez Martínez dijo...

Comparto en gran parte tu predicción. Lamentablemente, después de un año, con un Gobierno controla directamente todo el poder de investigación del Estado (además de influir en la Fiscalía y las cortes), no hay NINGUNA evidencia de que Lucio Gutiérrez (ni cualquier otra persona) haya sido el mentalizador del 30S para derrocar al Presidente Correa.

Andrea Herrera dijo...

Excelente artículo!!

Anónimo dijo...

ME GUSTO, AMO EL ANÁLISIS CLARO Y CENTRADO, NADA DE BLA BLA BLA, ESO ES LO Q ME GUSTA, AUNQUE LA GENTE TENGA DIFERENTES MANERAS DE VER LAS COSAS, SIEMPRE DIRE: NO HAY MAS CIEGO Q EL Q NO QUIERE VER.!!!

Isabel dijo...

Corrección: el gobierno se ha encargado de ejuiciar a los presuntos culpables de intento de magnicidio. Hasta ahora no hay pruebas de que alguien haya intentado matar al presidente. Ninguna, y ningún culpable. Todos los juicios se han basado en especulaciones y falsas o forzadas acusaciones.

Publicar un comentario en la entrada

 
◄Design by Pocket Distributed by Deluxe Templates