julio 24, 2012

Si protestas, ¡vas preso!

julio 24, 2012
Por Héctor Yépez Martínez | @hyepezm



Desde hace tiempo en Ecuador se viene denunciando que bajo el régimen del Presidente Rafael Correa se manipula el derecho penal para silenciar las protestas —acertadas o no— contra su administración. Y se ha concluido, con razón, que esa estrategia sistemática constituye un grave atentado a la libertad de expresión, la cual es imposible cuando se utiliza el poder estatal para atacar a las personas solo por el delito de pensar diferente al gobernante de turno. Por supuesto, quienes vienen denunciando esta realidad inocultable han sido, a su vez, implacablemente denostados y perseguidos desde el Ejecutivo y todas las demás ramas estatales que hoy controla. Pero ahora la crítica no viene de la prensa “corrugta / mala fe”, ni de los “mismos de siempre”, ni de los indígenas “trogloditas”, sino de Amnistía Internacional, la organización de derechos humanos más respetada del mundo.

En su reciente informe “Para que nadie reclame nada” ¿Criminalización del derecho a la protesta en Ecuador?, Amnistía relata numerosos casos de dirigentes sociales, sobre todo de comunidades indígenas, que han sido detenidos por la Policía y acusados por la Fiscalía sin ningún fundamento, en casos tan inocuos que los mismos jueces han debido ratificar su inocencia por falta absoluta de pruebas, con el claro fin de neutralizar protestas sociales que incomodan al Gobierno, principalmente a raíz de los debates por la Ley de Aguas y la Ley de Minería en la Asamblea Nacional.

Los casos son bien conocidos para los ecuatorianos y han sido profusamente comentados desde distintos sectores sociales. Hoy solo quiero destacar ciertos aspectos.

Lo primero es que, ante la descomunal embestida mediática del gobierno, no hay que cansarse de recordar que protestar contra el poder, con o sin razones, forma parte del derecho fundamental a la libertad de expresión de todo ser humano. No tenemos que estar de acuerdo con los motivos de tal o cual grupo para reconocer su derecho inalienable a manifestar su desacuerdo a viva voz, ni hay que estar en contra de la Ley de Minería para respetar el derecho de las comunidades indígenas para criticarla en las calles. Si la libertad de expresión dependiera de la opinión de la autoridad de turno, entonces no serviría para nada.

Lo segundo es que el minucioso informe de Amnistía Internacional revela que la principal cómplice de estas violaciones de derechos humanos es la Fiscalía: casi todas las detenciones ilegales de manifestantes son primero ejecutadas por la Policía y luego respaldadas por una acusación oficial de un Fiscal. Ello sorprende porque se supone que la Fiscalía, como entidad de la Función Judicial, debería ser una institución independiente del Ejecutivo. El informe de Amnistía comprueba que no es así: la Fiscalía sistemáticamente avala el abuso policial para criminalizar las protestas. Otro detalle: esto ocurre desde antes de la “metida de mano” de Correa en la justicia, de modo que cabe concluir que este maridaje entre Ejecutivo y Fiscalía se consumó con la designación de Galo Chiriboga, pariente y abogado personal del Presidente, como Fiscal General del Estado. Las oportunas denuncias de la época de su designación, luego de un concurso plagado de irregularidades, hoy parecen quedar corroboradas.

Mi última reflexión es que los abusos del régimen contra el derecho a la protesta solo son posibles gracias a la existencia de delitos tipificados de manera extremadamente ambigua en el Código Penal. Así, Amnistía afirma (p. 23) que “entre los artículos del actual Código Penal más utilizados contra los dirigentes indígenas y campesinos se encuentran los artículos 158 (sabotaje), 160 (terrorismo) y 129 (obstrucción ilegal de vías)”. Amnistía concluye que estos tipos penales, que existen desde mucho antes de este gobierno, son vehículos para judicializar la protesta de forma desproporcionada y arbitraria, de tal modo que se lesiona el derecho a la libertad de expresión.

Lo grave es que hoy se discute en la Asamblea un proyecto de Código Orgánico Integral Penal —enviado por el Presidente Correa y revisado por una comisión legislativa encabezada por el oficialista Mauro Andino— que puede estirar aún más la ambigüedad de las normas para reprimir la protesta con mayor efectividad. En sus observaciones al proyecto (p. 438), la asambleísta María Paula Romo cita el artículo 365, que estipula prisión de 1 a 3 años a “quienes de forma tumultuaria exigieran violentamente de la autoridad la ejecución u omisión de algún acto propio de sus funciones". Y el artículo 353 del proyecto castiga de 5 a 7 años “todo ataque, toda resistencia hecha con violencias o amenazas en contra de servidores públicos, cuando obran en ejecución de las leyes o de las órdenes o reglamentos de la autoridad pública”. Estos tipos penales pretenden ampliar los mecanismos para perseguir judicialmente la protesta, a través del abuso del sistema penal con normas indeterminadas que permitan una mayor discrecionalidad.

En fin, el panorama de la libertad de expresión en Ecuador sigue siendo sombrío. Ya dirán algunos que acá hay plena libertad porque existen críticas al poder. Eso es falso: no hay auténtica libertad de expresión si esas críticas son motivo de la revancha de todo el aparato estatal, desde un Ejecutivo que mediáticamente sataniza la disidencia, en contubernio con un Legislativo que pretende ampliar las herramientas penales de persecución y una Función Judicial —sí, esa que debería defender nuestros derechos frente al poder— que funge como arma refinada y sutil del autoritarismo contra ciudadanos que, hoy por hoy, no tienen derecho a una justicia imparcial e independiente.


Última edición: 28-08-12. Imagen de Mira lo que pasa en Chile

29 comentarios:

Enrique Zamora dijo...

Cientos de manifestantes fueron detenidos en los Estados Unidos por protestar (ocupa Wall Street), pero aqui nos quieren cuentear que en Ecuador no se respeta el derecho a hacerlo porque va preso. He pasado tiempos de vivir lo mismo y lo mismo pero en estos últimos años veo que este presidente piensa diferente y con su gestión está cambiando al país. Él ha sido muy claro, por el diálogo todo, por la fuerza nada, es lo mas coherente en un país civilizado, sin embargo algunos añoran a los "tira piedras". El mismo cuento es con la droga, quieren ivolucrar al gobierno, cuando Europa y USA son los mayores consumidores y donde estan los grandes narcos. También el tema de la violencia es mundial, hace pocos días fuimos informados de una masacre en público también en USA, donde se puede portar arma facilmente. Nada de esto justifica, pero quiero develar a los azuzadores que nos quieren ver la cara con sus verdades a medias. Ningún ser humano sobre la tierra está capacitado por ser presidente a evitar las muertes, los vicios, el hambre, la miseria cuando hay tanta inequidad y ambición.

Rene Betancourt dijo...

Muchas gracias por el interesante artículo Héctor. Hace casi 2 años yo escribí sobre el mismo tema en El Universo: “¿Lucha social criminalizada?”: http://www.eluniverso.com/2010/11/25/1/1363/lucha-social-criminalizada.html

Por otro lado, creo que la crítica de Enrique Z. pierde (un poco) de vista el tema central del artículo. El artículo titulado “Si protestas, ¡vas preso!” no tiene nada que ver con la forma de pensar del presidente ni con el hecho del que país esté cambiando con su gestión o no; tampoco tiene que ver con la “droga” o con el “derecho a portar armas” ni con las cosas que haga o deje de hacer EE.UU. Finalmente, no creo que en el Ecuador nadie añore a los "tira piedras"... Pero bueno.

Respecto al antepenúltimo párrafo del artículo, no me queda claro que quiere decir el autor cuando menciona “delitos tipificados de manera extremadamente ambigua” (i.e. sabotaje, terrorismo y obstrucción ilegal de vías). Quizás el autor proponer definir de manera mas clara esos delitos?
De hecho, estos delitos están contenidos en Códigos Penales (modernos y antiguos) alrededor del mundo.
Yo soy de la opinión que alguien que destruya la propierdad privada o publica (por cualquier motivación) debe ser juzgado por esos delitos. Alguien que atenta contra la seguridad/integridad de las personas, sembrando "terror" debe ser juzgado por ello. Eso sí, las "reglas del juego" deben estar claras para todos.
Saludos cordiales,

Rene

Anónimo dijo...

¨Si protestas, ¡vas preso!... como en Estados Unidos y Europa¨, debería ser el título completo del artículo.

En todo caso, sobre lo que nos ocupa, Amnistía Internacional ( AI ) informa lo siguiente:

¨El informe “Para que nadie reclame nada” ¿ Criminalización del derecho a la protesta en Ecuador ? examina las historias de 24 líderes que han sido víctimas de lo que PARECEN SER acusaciones infundadas, detenciones arbitrarias y rigurosas condiciones de fianza simplemente por hacer campaña contra leyes y políticas que regulan el uso de los recursos naturales.

Se enfrentan a un total de 20 cargos por terrorismo, 10 por sabotaje, 4 por obstrucción de vías y 1 por homicidio, todos ellos relacionados con protestas que tuvieron lugar en 2009 y 2010. En muchos casos, las detenciones y los CARGOS han sido DESESTIMADOS por los jueces al carecer de fundamentos. Sin embargo, en el momento de redactar esta nota, 8 de los 24 están todavía siendo investigados, tienen procesos judiciales abiertos o se encuentran sujetos a restricciones. En este momento, NINGUNO SE ENCUENTRA EN PRISION.¨

En su comunicado AI también acota: ¨Amnistía Internacional reconoce que el Estado tiene la obligación de mantener el orden público y de investigar cualquier delito que se haya podido cometer en el contexto de una protesta. Sin embargo, demasiado a menudo los líderes indígenas y campesinos se han visto sometidos a investigaciones y procesos judiciales sin fundamento, lo que PLANTEA LA DUDA de si estos actos responden a motivos políticos.¨

Es decir, a AI le PARECE o tiene DUDAS sobre los juicios contra 24 líderes indígenas, de los cuales solo 8 siguen en proceso, sin ninguno en prisión.

Personalmente, como me gusta hacer antes de opinar, he revisado el informe de AI, y no encuentro los fundamentos de hecho y de derecho con los cuales la organización mide o juzga las acciones legales del Estado ecuatoriano, ni los criterios en que basa su calificación de exageradas a las sanciones contra los líderes indígenas.

Simplemente, a AI le PARECE que son infundadas las acusaciones, o tiene DUDAS respecto de los juicios ( motivados políticamente, afirma ). Pero en el informe no hay manera de constatar la veracidad de ese PARECER y sus DUDAS ( salvo que se sea un anticorreísta, y simplemente baste CREER en el informe ).

En el mejor de los casos, el informe recita una serie de derechos humanos, consagrados en nuestras leyes y la normativa internacional, y emite ( ¿ pre ? ) juicios de valor contra el estado y gobierno ecuatorianos.

Un niño, usando recortes de la ¨prensa libre¨ de este país, pegados en un pliego de cartulina, hubiera ofrecido un panorama más completo y objetivo

Realmente, el informe de AI está cargado de juicios políticos, y no legales. Es más, parece que alguien se lo redacto acá en Ecuador y se los envió, porque su texto es un calco o compendio de las cosas que Doña Tipán o Don Tenesaca y otros personajes de la oposición repiten a diario en los ¨medios independientes¨, que se dicen tan faltos de libertad de expresión.

¿ Habrán usado el programa Chucky Seven para redactarles el informe ?

continua…

Anónimo dijo...

…continuación

Entre los escasos aspectos legales referidos en el informe de AI, la organización reconoce que de 24 acusados solo 8 siguen investigados o encausados. Esto es, 16 han sido absueltos por los jueces. Es decir, AI admite implícitamente el funcionamiento de un sistema de justicia.

También AI reconoce que no hay ningún preso.

Entonces, cuáles son los parámetros en que AI fundamenta su PARECER y DUDAS. Pues el informe no los menciona. Solo especula.

El informe de AI tampoco menciona si ha realizado las investigaciones pertinentes para conocer las acciones legales emprendidas por los líderes indígenas con el fin de frenar los proyectos presuntamente perjudiciales a sus derechos, antes de recurrir a las manifestaciones, algunas violentas, como la propia AI reconoce en su informe. Y recordemos que en su declaración de principios AI rechaza el uso de la violencia, de parte y parte.

No obstante que AI asegura haber tratado con autoridades gubernamentales para el informe, éste no contiene las opiniones de los funcionarios del Estado ecuatoriano ( por favor, léanlo !!! ).

Es decir, el informe no reúne uno de los principales requisitos para tener algo de credibilidad, como es ofrecer al lector una información contrastada ( no vale si esa información contrastada está en los archivos de AI, si no podemos tener acceso a ella ).

Revisando el informe, uno se encuentra con párrafos resaltados en letras grandes, conteniendo opiniones de los líderes indígenas presuntamente perseguidos. Pero no hay una sola referencia a las declaraciones o palabras de funcionarios del Estado ecuatoriano. Es decir, se ofrece una sola versión de los hechos, la de los líderes indígenas opositores, y en base a eso AI saca sus conclusiones e informa su PARECER y DUDAS.

El informe de AI también se hace eco de los efectos supuestamente catastróficos que tendrán los proyectos mineros, en base a las opiniones de los mismos líderes indígenas de la oposición. No ofrece opiniones de líderes indígenas que apoyan dichos proyectos, y tampoco entrega las fuentes técnicas que avalan los presuntos perjuicios ambientales.

¿ Eso es imparcialidad ?

Esa es la manera de ofrecer un informe, por parte de ¨la organización de derechos humanos más respetada del mundo¨, como la reputa el autor del artículo.

Anónimo dijo...

Super buena crítica. Era de que les pregunten también a Pinochet y Videla su opinión sobre los desaparecidos. El informe no es un artículo periodístico: refleja la realidad de lo que sucede en el Ecuador. Que Correa está usando el sistema judicial para amedrentar a todos quienes disienten y que las irregularidades de sus allegados nunca son fiscalizadas es obvio, para quien quiere verlo.

Anónimo dijo...

por otra parte, en el análisis del proyecto del nuevo Código Penal, no encuentro indeterminación ni ambigüedad alguna.

Claramente, el proyecto establece ( art. 365 ) las características de la conocida turba presionando violentamente a las autoridades para que hagan o dejen de hacer algo.

¿ Qué hay de malo en que la ley protega contra la violencia de la turba a las personas que ejercen autoridad ?

O en otro sentido, ¿ que hay de malo en que la ley castigue a la turba contra una autoridad ?

¿ Me vendrán ahora con eso que limitar la turba es limitar la libertad de expresión ?

Por favor !!!!

Y que tiene de malo el artículo 353 del proyecto, castigando ¨todo ataque, toda resistencia hecha con violencias o amenazas en contra de servidores públicos, cuando obran en ejecución de las leyes o de las órdenes o reglamentos de la autoridad pública¨.

Lo que caracteriza a este tipo penal es que castiga el uso de la violencia o amenaza en la resistencia al accionar de la autoridad.

¿ Por qué no dar protección a la autoridad en el ejercicio de sus funciones ?

¿ Qué hay de malo en eso ?

¿ Dónde está la indeterminación del tipo penal, y cómo supuestamente se están ampliando los mecanismos de persecución ?

Anónimo dijo...

bueno, Videla ya fue juzgado y condenado. Pinochet se salvó gracias a la ayuda de sus aliados ingleses, y haciendose el loco, literalmente. Y el informe de AI no menciona ningún desaparecido en Ecuador.

Claramente se habla de 24 líderes indigenas, de los cuales 16 han sido absueltos y 8 siguen encausados. Es decir, el informe de AI muestra un sistema judiical en funcionamiento.

El resto son especulaciones parcializadas, en cuanto que el informe de AI no presenta para nada el punto de vista de las autoridades del Ecuador.

Tampoco ofrece el informe una explicación puntual de la manera en que el sistema penal es presuntamente usado para la persecución política. Solo se limita a repetir lo que a diario publican los ¨medios independientes¨ de este pais.

¿ Así se hace un informe ?

Anónimo dijo...

lo has dicho bien...

¨Correa está usando el sistema judicial para amedrentar a todos quienes disienten y que las irregularidades de sus allegados nunca son fiscalizadas es obvio, PARA QUIEN QUIERA VERLO¨

Me queda claro, la supuesta persecución es PARA QUIEN QUIERA VERLO así. Lo que no significa que esa ¨visión¨ sea una realidad.

¿ Qué otras visiones has tenido ?

Héctor Yépez Martínez dijo...

No entiendo cómo el hecho de que en EEUU se detenga manifestantes te lleva a concluir que en Ecuador sí hay libertad de expresión ¿?. Hasta para montar falacias hay que tener un poco más de respeto a los lectores.

Héctor Yépez Martínez dijo...

Exacto. La crítica no es a que el terrorismo sea delito, sino a que el tipo penal se redacte de una forma tan ambigua que permita abusar de él para perseguir a los enemigos políticos, como sucede hoy.

Héctor Yépez Martínez dijo...

Lo que dice Amnistía es muy sencillo: en Ecuador hay constancia de que la policía (subordinada al Presidente) detiene a personas solo por protestar, estirando la ley penal. A pesar de que la detención es notoriamente infundada, es luego respaldada por los fiscales (subordinados a Galo Chiriboga). Posteriormente, luego de prisiones preventivas y otras medidas injustificadas, los jueces desestiman los cargos por falta absoluta de pruebas.

De modo que se está abusando del derecho penal para neutralizar protestas.

¿Eso está bien?

Anónimo dijo...

A ver, como no entiendes, te explico. La libertad de expresión NO EXISTE cuando el gobierno emplea el sistema judicial para amenazar a quienes lo cuestionan, independientemente de que luego sean o no condenados (en función, por ejemplo, de si se avienen a mantenerse en silencio).
La opinión de Correa, tuya o de quien sea acerca de estos temas no viene a cuento, porque se trata de un derecho consagrado en varios tratados internacionales. Así pues, el que algunos de los encausados no sean condenados o el que no se haya entrevistado a miembros del gobierno no tiene nada que ver con el hecho indiscutible de que a quien disiente se le amenaza con la prisión -por no mencionar la andanada de insultos gratuitos del que sabemos en su circo de los sábados por la mañana.
Es una idiotez decir "en otros países matan a quien opina distinto, en Ecuador no, por tanto, hay libertad de expresión". La libertad implica también no ser amedrentado ni encausado utilizando el sistema judicial como herramienta de control político.
Esto, por si no entiendes, de buena fe. Si en realidad no quieres entender, no habrá manera de cambiarte de opinión y seguirás repitiendo las mismas cortinas de humo que nada tienen que ver con el asunto, como lo hace Zamora y todos los adeptos a este sistema autoritario.

Anónimo dijo...

¿ hay constancia ?

¿ Quién lo dice ?

Si atendemos al informe de AI en que se apoya este artículo, la propia organización reconoce que de 24 casos solo 8 están actualmente en curso. Los otros 16 fueron absueltos porque precisamente porque no hubieron pruebas contundentes.

Y ninguno de los encasusados esta preso

Así funciona el sistema penal en cualquier parte.

Se empieza por detener a los sospechosos, y si las pruebas ameritan son encausados. Si no, son absueltos.

Pero lo obejtable del informe de AI es su falta de contrastación de información. Solo ofrece la versión de los opositores, que AI la hace suya y saca conclusiones especulativas a partir de eso.

Insisto, ¿ así se hace un informe ?

Héctor Yépez Martínez dijo...

No, no es normal detener a la gente sin pruebas y que un FISCAL luego los procese sin evidencias.

¿La constancia? Amnistía afirma que revisó los expedientes. Y también afirma que algunos sí estuvieron presos injustificadamente o sujetos a medidas arbitrarias, que luego fueron revocadas.

El hecho de que después hayan sido absueltos no es un argumento en contra de Amnistía: al contrario, ratifica que la policía y la fiscalía abusaron de sus funciones.

Anónimo dijo...

si, pero tus opiniones son puras presunciones antojadizas.

Aseguras algo porque odias a Correa, y pretendes que aceptemos eso como una verdad.

¿ Por qué ?

Lo que si te entiendo, es que tu afirmas que para ver algo hay que querer verlo...

¿ Ah ?

Es decir, si no estás convencido a priori de algo no puedes aceptarlo.

¿ Qué clase de lógica invertida es esa ?

Aquí nadie está negando la parte sustantiva del derecho ( las declaraciones en leyes y tratados ).

Lo que es objetable son las opiniones sesgadas sobre la parte adjetiva del sistema penal.

Anónimo dijo...

¿ no es normal detener sin pruebas ?

Claro que puedes detener sin pruebas, en cualquier parte del planeta.

Se puede detener para interrogar y constatar indicios. Por supuesto, en la forma y por el tiempo que la misma ley establece.

Recuerda el famoso caso de Assange, que està siendo requerido por la fiscalia de Suecia solo para interrogación respecto de las denuncias de presuntos delitos sexuales. Para el efecto se ha dictado una alerta de captura de la Interpol.

Assange no tiene demanda alguna en su contra, en ningùn pais del mundo, y mucho menos está encausado en un proceso. Sin embargo, eso no ha sido impedimento para que el juez británico le dictara arresto domiciliario mientras se resolvía ( desfavorablemnte ) el recuro que interpuso.

No te negaré que en el tumulto que se arma en una marcha violenta, como las que suele protagonizar la oposición, se cometan errores.

Pero precisamemnte un sitema penal funciona cuando ese eror es enmendado por la propia autoridad. El apresamiento, y la posterior liberación por falta de pruebas es precisamente un sistema penal funcionado.

Finalmente, eso es lo que AI demuestra con sus afirmaciones.

Héctor Yépez Martínez dijo...

Lo raro no es que se detenga sin pruebas (sobre todo con lo precaria que es nuestra policía en estos temas), sino que sin evidencias un fiscal decida continuar la investigación.

Me sorprende que cites como referente el caso de Assange, que precisamente es uno de los más cuestionados hoy en el contexto internacional. No veo cómo puede ser eso una lección de debido proceso.

Anónimo dijo...

Mira
http://elcomercio.com/negocios/Alerta-Gobierno-informacion-ciudadanos-internet-direccion-ip_0_743925644.html

Según la nueva ley, El Gobierno podrá pedir las IPs de los usuarios d internet, en un claro atentado a la libertad. Ya pertenecemos al exclusivo club de Cuba, China, Irán y Corea del Norte. A ver cómo defiendes esa payasada y niegas que es un atentado a los derechos básicos.

Enrique Zamora dijo...

El cuento de la falta de libertad de expresión no es más que una muletilla de la oposición, pero siendo honestos jamás ha existido tanta libertad en el Ecuador como hoy, en algunos foros internacionales nuestro presidente ha tenido la libertad de expresarse y decir las cosas como son, no como antes que había que consultar a la embajada americana lo que había que decir(censura previa), que más ejemplo de libertad que hoy los ecuatorianos imitamos con dignidad.

Héctor Yépez Martínez dijo...

Jajaja, entonces, como Correa puede expresarse más, ¿tenemos más libertad de expresión?

Anónimo dijo...

Hola, yo consulté con un abogado que está enterado del asunto y me dijo lo siguiente: en Ecuador, según lo que se discute para las reformas, se penalizaría al manifestante que DAÑE propiedad PÚBLICA O PRIVADA. Es decir, se penalizaría una manifestación violenta. Pregunto, en caso de que la información que me hayan dado sea incorrecta, ¿es esto algo malo? ¿frenar una manifestación violenta?

Héctor Yépez Martínez dijo...

Eso estaría bien, pero lo que te dijo el abogado es erróneo. Arriba están las citas TEXTUALES de los artículos que constan en el proyecto de Código Penal, que no se limitan a la destrucción de bienes.

Enrique Zamora dijo...

De alguna manera hay que frenar estas manifestaciones violentas que no son sino el pretexto para los golpes de estado. golpistas disfrazados de demócratas

Rene Betancourt dijo...

Gracias por el artículo nuevamente! Y qué bueno constatar que haya generado tanto debate en este blog! Seria bueno que las personas que escribe en el "anonimato" deje saber quienes son. Héctor, tu artículo hizo que se hagan (en los comentarios) comparaciones con Pinochet y Videla... Creo que estas comparaciones están un poco alejadas de nuestra realidad. En todo caso, sigue escribiendo para leerte con atención. Saludos cordiales, Rene

Anónimo dijo...

bueno, la privacidad de internet es una quimera. De hecho, Internet es el medio de comunicación menos privado de toda la historia de las telecomunicaciones.

Actualmente, cada pais del mundo cuenta con una cantidad determinada de IPs, que son asignadas desde el extranjero ( EE.UU. ) a cada proveedor en los paises del mundo, y éstos las distribuyen ( venden ) entre sus abonados.

Así, Google, Facebook y otros similares ( como la CNT del Estado ) hace rato saben lo que te gusta y cómo piensas. Y si crees que estás a salvo, estás equivocado.

Solo la ignorancia puede hacer que las personas duerman tranquilas creyendo que sus secretos están bien guardados en la Internet.

Google, Facebook, Twiter, Telmex, Moviestar y todos los proveedores de Internet que alguna vez hayas usado en tu vida pueden hace rato entrar a tu equipo las veces que les de la gana. Incluso, cuando cierras una cuenta, la información que manejastes o subistes a trevés de ella se queda en la Internet para siempre, y nunca vuelve a salir.

En cuanto a lo hackers, éstos pueden violar las seguridades que les de la gana, con IPs publicas o privadas. Si no, pregúntale a Assange.

Ese mundo de libertad y privacida en el que crees vivir no existe.

Solo pórtate bien...

Anónimo dijo...

en mayo de 2011 se llevó a cabo la reunión del ¨eG8¨ en Paris, a la que acudieron los magnates del ¨mundo libre¨ dueños de las grandes corporaciones que manejan el Internet. Por cierto, no estuvieron allí representantes de Corea del Norte, China, Irán ni Cuba.

Pues esos empresarios del mundo libre mandaron el siguiente mensaje: que la privacidad no existe, que es un derecho obsoleto.

Y no lo dijeron desde la perspectiva de los Estados o los gobiernos ¨totalitarios¨, sino desde la persepectiva ( ¿ intereses ? ) de las grandes corporaciones y transnacionales de la comunicación.

Y tampoco lo decían Fidel Castro ni Hugo Chavez, sino poderosos empresarios del mundo libre, de ese mundo que dice defender las libertades y los derechos individuales.

De hecho, así ha sido siempre la Internet. No es un asunto de ahora. Que no lo hayas sabido, es otra cosa.

Cuando con el navegador te conectas a una página web, por ejemplo como Facebook, todo lo que publicas quedará para siempre en el Internet, incluyendo tu IP.

Y no se trata solo de que otros usuarios puedan conocer datos de tu vida. Los empleados de facebook también te conocen.

¿ Qué te parece ?

Y no te digo esto para que te conviertas en un hermitaño.

Insisto, solo pórtate bien...que big brother te observa, y no es precisamente Rafael Correa.

Héctor Yépez Martínez dijo...

René, muchas gracias.

Anónimo dijo...

"Cuando estás haciendo algo online, deberías comportarte como si lo estuvieras haciendo en público". ( Jon Kleinberg,profesor de ciencias de la computación en la Universidad Cornell )

Anónimo dijo...

Este articulo dice verdades a medias

Publicar un comentario en la entrada

 
◄Design by Pocket Distributed by Deluxe Templates